close
No os enfrentéis solos a la gestión de vuestras campañas email
31
Ene

No os enfrentéis solos a la gestión de vuestras campañas email

Con el paso de los años, el email sigue siendo, por su eficacia, la palanca estratégica de los departamentos de marketing.
Aunque la gestión de este canal parezca bien asentada hoy en día, una campaña de email marketing es algo complejo de realizar. La selección de los destinatarios, la optimización de la estética del email, el ciclo de validación y la gestión de la presión comercial son temas que exigen precisión y requieren tiempo.

Nuestro equipo de superhéroes del email, que gestionan en total más de 1000 campañas al mes os proponen estos consejos para uniformizar vuestras prácticas.

1- Compartir la planificación de las comunicaciones 

 Tanto si se trata de informar a vuestros clientes actuales como potenciales de un nuevo producto o servicio, la primera cosa que tiene que hacer es definir una planificación de las comunicaciones.

Este primer paso permitirá una visión global de las acciones de comunicación a escala de la marca a lo largo del año. Para llevar a cabo esta planificación, resulta importante coordinar los discursos entre las entidades y entre las sedes y filiales en una mesa redonda.
Además, necesitará algo que resulte fácil de entender, de implantar y de mantener… Por este motivo, la gestión visual es, sin duda, la mejor forma de compartir información y palabras en el seno de ese equipo multidisciplinario.
Esa planificación también será una oportunidad para reflexionar sobre la presión comercial a la que somete a los clientes actuales o potenciales. Por eso, resulta fundamental diversificar los mensajes y mantener un equilibrio entre los diferentes objetivos para generar el máximo de interacciones en aras de una buena entregabilidad.

2- Definir un diseño gráfico y editorial

Una vez definido el plan de comunicación, el primer conjunto de herramientas será su diseño gráfico y editorial, el cual le permitirá establecer un marco para generar contenidos homogéneos que servirán de referencia a todos los empleados.

Este plan sirve de marco para los equipos, ofreciéndoles directrices editoriales y pautas de redacción.
Permite establecer las principales líneas editoriales de sus contenidos ofreciéndole coherencia entre unas y otras. Por lo tanto, cada campaña que se inicie debe tener su propio brief y debe poder cotejarse con los demás.
Este enfoque también permite preparar elementos de lenguaje en caso de comunicación de crisis, email de disculpa u otros.
El manual de identidad gráfica contiene las reglas fundamentales para utilizar una identidad visual y se destina principalmente a los gestores de campaña.

3- Agilizar la colaboración entre equipos

Para fomentar el trabajo en equipo, resulta importante:

  • definir de antemano los indicadores comunes;
  • entender bien el espacio de cada uno formalizando su papel gracias a un flujo de trabajo;
  • adoptar un lenguaje común.

Todos estos elementos son parámetros que permiten una mejor eficacia operativa y compartir información de forma más fluida entre las entidades.

Trabajar en equipo y contar con un proceso descentralizado de toma de decisiones permite superar la complejidad inherente a la definición y ejecución de campañas.

4- Racionalizar su procedimiento de calidad

Los anunciantes generalmente pasan más tiempo revisando y aprobando campañas que diseñándolas. El procedimiento de calidad debe hallar un equilibrio entre exigencia y flexibilidad operativa.

Para evitar cambiar todo en el último momento porque una persona ha emitido una opinión muy subjetiva, pero también para tener una distribución clara de las responsabilidades, es esencial contar con un proceso de validación de campaña por escrito.

Así se impedirá, por ejemplo, la detección tardía de errores de creación u objetivos en la cadena de producción.

La racionalización del procedimiento de calidad proporciona una eficacia operativa que permite a los equipos de marketing reasignar sus tareas al pasar de un modelo “20 % de tiempo para pensar, 80 % para producir” a un modelo “20 % de tiempo para producir, 80 % de tiempo para pensar”.
¡Es hora de dar responsabilidades y autonomía a los equipos!

 

5- Uniformizar las plantillas de los mensajes email

La industrialización de la creación los emails supone un ahorro de tiempo considerable en el diseño de sus campañas. En la gran mayoría de los casos, la adopción de plantillas —es decir, la creación de una biblioteca de bloques reutilizables— permite:

  • Evitar codificar una campaña desde cero sin haber capitalizado el trabajo de la campaña anterior.
  • Responder de forma más eficaz a las exigencias de los nuevos usos móviles y a las limitaciones de la capacidad de respuesta.
  • Proporcionar la autonomía necesaria a nuevos interesados, conservando el control de la identidad gráfica.

Atención, sigue siendo importante mantener una actitud abierta. Una buena plantilla también debe cuestionarse con regularidad y resulta fundamental probar distintos discursos y comunicaciones diferentes. En términos de flexibilidad, este tipo de herramienta también es la manera de permitir que varias personas creen sus emails y boletines informativos sin riesgo.

Este proceso de uniformización solo tiene sentido si se supera un umbral de campañas por semana o mes.

 

6- Desarrollar su conjunto de herramientas de producción

Para optimizar la gestión de las campañas de envío de emails, existe un abanico de herramientas que permitirá a los equipos ser más ágiles y obtener un mejor rendimiento día a día.

Editor de código, herramienta WISIWYG, constructor de email, software de gestión de contenido o de proyecto, herramienta de previsualización, puntuación de entregabilidad, herramienta de seguimiento o de prototipación: la utilización de estas soluciones dependerá del tamaño, de las competencias y de las necesidades del equipo.

Las hojas de cálculo de Excel, los calendarios u otros documentos compartidos todavía son habituales en la administración de campañas de marketing, pero, en 2019, casi dos tercios de los anunciantes emplean una herramienta especializada en su lugar.

 

7- Gestionar su actividad ajustando los indicadores clave

Resulta fundamental asociar sus campañas a unos buenos indicadores de rendimiento en función de sus diferentes objetivos.

Cuanto más precisos sean los indicadores, más permitirán generar informes y análisis detallados, que permitirán identificar claramente los segmentos de su clientela y adaptar los planes de marketing en consecuencia.

El seguimiento de las campañas y de su efectividad permite a los equipos de marketing adaptar los mensajes entregados con mayor capacidad de respuesta. La adopción de indicadores relevantes también permite asignar presupuestos de manera más rentable e identificar las contribuciones reales de cada canal.

Por supuesto, el seguimiento de un indicador u otro depende del modelo económico de la empresa:

  • Medir la temperatura de su entregabilidad: tasa de entrega, bajas de suscripciones, inactividad…
  • Saber cuáles han sido sus campañas con más impacto: tasa de apertura, clic, mapas de calor…
  • Medir su rentabilidad: tasa de conversión…

 

 

Deja la gestión integra de tus campañas de
email marketing en buenas manos

Nuestros especialistas se encargan de toda la gestión de vuestras campañas email.