close
Emailing : ¿Qué hacer con los inactivos?
29
Mar

Emailing : ¿Qué hacer con los inactivos?

En emailing, un inactivo es una persona que recibe las comunicaciones pero que no ha realizado ninguna acción (apertura o clic) desde hace cierto tiempo. Varios motivos pueden explicar la inactividad: Puede que el contenido sea siempre muy similar o que no sea Interesante, que los e-mails hayan dejado de responder a las expectativas de los destinatarios, que las campañas lleguen al buzón de correo indeseado, que el ritmo de envío sea demasiado elevado, etc.

Tener inactivos en la base de datos de envíos perjudica de forma muy importante a la entregabilidad: la reputación del remitente sufre y la probabilidad de que los e-mails lleguen en bandeja de spam aumenta. Es preferible para las campañas una base de datos cualitativa a una cuantitativa, ya que esta última generará costes adicionales y perjudicará a las estadísticas de las acciones marketing.

Es necesario aplicar una estrategia tipificada a los inactivos para poder reactivarlos, o incluso directamente suprimirlos de la base de datos. Sin embargo, hay que destacar que reactivar a un destinatario resulta menos costoso que conquistar nuevos.

 

¿Hay que intentar despertar a los inactivos? 

Depende. Para empezar, es fundamental hacer la distinción entre las diferentes categorías de inactivos:

  •  Los que nunca han sido activos: es probable que se hayan suscrito con una dirección de mensajería secundaria que no utilizan casi nunca. También es posible que este e-mail sea el resultado de la actividad de un bot automático. Estos inactivos no nos deben interesar: Es inútil reactivarlos ya que su valor potencial es muy bajo.
  • Los activos que se han vuelto inactivos: estos antiguos activos han dejado de abrir las campañas. Éstos “neo-inactivos” pueden potencialmente ser interesantes, pero su valor es moderado. Una estrategia de reactivación del compromiso puede dar resultados en este caso. Si estos esfuerzos fracasan, es preferible suprimir estos abonados de las listas de difusión.
  • Los clientes activos pero abonados inactivos: el riesgo asociado a estos activos es bajo y su valor potencial es elevado. Muchos de estos abonados están interesados por los e-mails de la marca, aunque no los abren. Es este tipo de inactivos el que nos interesa reactivar ya que serán más receptivos e impactarán muy poco la tasa de entregabilidad.

Una vez realizada la segmentación de los inactivos, se pueden usar cinco ganchos para reactivarlos y conseguir el engagement:

1.Resaltar los beneficios de las comunicaciones

Si los destinatarios no abren los e-mails, puede ser porque el destinatario ya no identifica el beneficio de hacerlo. Puede recordarle porque su marca es diferente a las otras. Aquí, por ejemplo, New Look indica que sus campañas permiten a sus abonados ser los primeros en beneficiarse de las ofertas especiales de la marca. Otro ejemplo, DuoLingo pregunta a sus abonados si siguen interesados en aprender un idioma y utilizan un CTA para llevarles de nuevo a la aplicación.

 

 

 

 

2. Proponer una gestión de las preferencias:

Es posible que el ritmo o los asuntos de las comunicaciones ya no interesen tanto a los abonados. Para conservarlos en las listas de envío, no dude en proponerles gestionar sus preferencias: temáticas, frecuencia de envío, etc.

3. Crear una campaña de Re-engagement:

Una estrategia de re-engagement permitirá volver a establecer una relación con sus abonados a través de la solicitud de un nuevo consentimiento. Demostrará que su empresa está atenta al comportamiento de sus abonados. Esta estrategia puede servir de pretexto para suprimir definitivamente los abonados inactivos de la base de datos. Así su base de datos resultará más sana, ya que se habrá agotado hasta la última posibilidad de recuperarlos.

 

4. Una oferta en caso de vuelta:
Una oferta, al poder ser con datos concretos, incentivará a los abonados a volver a la web y a convertir de forma más eficaz. Rebook propone por ejemplo un cupón del 30% para facilitar la vuelta de sus antiguos clientes.

 

 

5. La posibilidad de reactivar sus contactos inactivos gracias al marketing Automation:
No dude en automatizar los procesos para mejorar la experiencia del usuario y la relación que tiene con sus abonados. Ejemplo: desencadenar una campaña marketing cuando los cinco últimos e-mails (más o menos) no han sido abiertos, incentivando los destinatarios a volver a comunicar con la marca. Esto permitirá tener una lista de envíos más sana a largo plazo, automatizar algunas tareas complejas y no acumular inactivos en las listas de envío.

 

 

Estos distintos ingredientes constituyen la mejor receta para reactivar a los inactivos. Tómese el tiempo de segmentar los perfiles y de seleccionar el dispositivo mejor adaptado para cada uno de los tipos de inactivos presentes en su base de datos: así conseguirá bases de datos más sanas y mejor estadísticas para las campañas.